La Audiencia ha condenado al menos a 30 personas por enaltecimiento de ETA y Grapo en redes sociales desde 2016

foto

Por Alejandro Torrús / Público (extraído de kaosenlared.net).- Los datos permiten afirmar que el endurecimiento del Código Penal ha afectado especialmente a los sujetos que lanzan mensajes en redes sociales incluyendo proclamas de ETA y los Grapo sin discernir chistes, canciones, mensajes irónicos de verdaderas proclamas a favor del terrorismo.

 

La cifra contrasta con los dos condenados por enaltecimiento del terrorismo en 2011, ninguno en redes sociales, y con los cinco condenados por enaltecimiento del terrorismo yihadista desde la reforma del Código Penal que entró en vigor en julio de 2015. ‘Público’ reproduce algunos de los mensajes que han provocado las condenas.

Los datos son abrumadores. La Audiencia Nacional ha condenado desde el 1 de enero de 2016 al menos a 30 personas por el delito de enaltecimiento del terrorismo de ETA y/o los Grapo en redes sociales. La cifra contrasta con los datos de 2011. Aquel año, en el que ETA anunció el cese de la violencia tras cometer su último atentado en 2010, fueron condenadas por este delito dos personas y ninguna de ellas fue por mensajes en las redes sociales.

El incremento en las condenas se hizo palpable, por primera vez, en el año 2015 cuando la Audiencia Nacional celebró hasta 24 juicios por enaltecimiento del terrorismo, de los que 14 fueron por mensajes en redes sociales. Sin embargo, fue en el pasado 2016 cuando se batió un récord de condenas por enaltecer el terrorismo de ETA en redes sociales. No obstante, al ritmo que lleva la Audiencia Nacional, este récord puede ser pulverizado este 2017 y nada indica que no pueda volver a batirse en el futuro inmediato.

Los datos permiten afirmar que el endurecimiento del Código Penal ha afectado especialmente a los sujetos que lanzan mensajes en redes sociales incluyendo proclamas de ETA y los Grapo sin discernir chistes, canciones, mensajes irónicos de verdaderas proclamas a favor del terrorismo.

La última condena por enaltecimiento del terrorismo de la Audiencia Nacional fue el pasado miércoles contra Cassandra, la joven estudiante de Historia que ha sido condenada a un año de prisión y siete de inhabilitación total por publicar en Twitter trece chistes sobre Carrero Blanco, expresidente del Gobierno de la dictadura franquista.

La condena a Cassandra, tal y como se desprende de la lectura comparada del resto de sentencias desde el 1 de enero de 2016, es la más habitual. Así, el 13 de enero del pasado año la Audiencia Nacional condenó a esta pena a Faustino (nombre otorgado por el Poder Judicial para mantener el anonimato) por escribir en Twitter mensajes como: “Escrache a las víctimas de ETA”; “Alguien puede pegarle un tiro en la nunca a Infanta?, porfis” o “Juguemos a la Guija: G-or-a E-t-a M-i-l-i-t-a-r-r-a”.

En el mes de mayo de 2016 se produjeron hasta seis condenas por este delito

dos años de prisión y ocho de inhabilitación a Jacinta (nombre otorgado por el Poder Judicial) por escribir en las redes sociales chistes sobre Irene Villa. La sentencia cambia el nombre de la víctima por el de Gloria y describe la actividad del condenado en redes sociales de la siguiente manera: “Publica el enlace a un vídeo de Youtube, donde se puede ver a un caballo corriendo con sólo dos patas, y lo comenta con el texto: ‘La mascota de Gloria'”

Las sentencias continuaron cayendo mes a mes. Así, en el mes de marzo de 2016 se producen hasta tres condenas (más que en todo 2011) y en el mes de mayo del mismo año se produjeron hasta seis sentencias. Entre las del mes de mayo destacan tuits como los siguientes: “ETA no es más que una consecuencia de un conflicto político, mientras que no se resuelvan las causas es imposible acabar con las consecuencias” o mensajes de bienvenida a etarras que salen en libertad tras cumplir su condena.

Condenas en 2017

En el presente año la Audiencia Nacional ha condenado a un total de seis personas por el delito de enaltecimiento del terrorismo en redes sociales, incluidas canciones colgadas en el Youtube. La primera sentencia de este 2017 fue dictada el 12 de enero y condenó a Damaso (nombre del Poder Judicial) a la pena de un año y seis meses de prisión e inhabilitación absoluta por un tiempo de 10 años. El condenado publicó en su cuenta de Twitter, de 121 seguidores, “una composición en la que aparecen junto las siglas y símbolos de la organización terrorista ETA y del IRA. En el de ETA aparece bajo sus siglas el símbolo del hacha y la serpiente y el lema de la organización: “Bietan Jarrai/Adelante los dos”.  

También en este 2017 se ha condenado a Germán (nombre otorgado por el Poder Judicial) a un año de cárcel y siete de inahbilitación por mensajes como “#inventatupropiorefrán No por mucho madrugar Gora Eta militar” o “a estos maderos les desearía yo algo en la nunca, y no son collejas”.

Aparatos de persecución penal

En febrero de 2016, hace ya más de un año, Público denunció en un artículo la multiplicación de juicios en la Audiencia Nacional por enaltecimiento del terrorismo de ETA precisamente cuando la organización terrorista había dejado de matar. En este sentido, fuentes privilegiadas señalaron a Público entonces que la “razón que explica este auge es que seguimos teniendo aparatos de persecución penal en materia antiterrorista que tienen que justificar su existencia“.

“Se dedican a buscar delitos por las redes sociales y en sitios donde antes no entraban como en foros de periódicos. Además, antes era sólo en Euskadi y ahora buscan por toda España”, aseguraron a Público estas fuentes, que denunciaron también que “no tiene ningún sentido” que la Audiencia Nacional, que debería preocuparse por “delitos económicos de gravedad”, esté investigando a personas que “dicen tonterías en los chats o en Twitter”.

http://www.publico.es/sociedad/deriva-justicia-audiencia-condenado-30.html

La cantidad de personas condenadas por enaltecimiento del terrorismo de ETA y/o los Grapo contrasta también con las condenas por enaltecimiento del terrorismo yihadista. La Audiencia Nacional ha dictado desde el 1 de julio de 2015 cuatro fallos declarando culpables a cinco personas por enaltecimiento yihadista.